Lo Último

Moda

Belleza

Tipos de cutis: Piel Sensible


¿Qué es la piel sensible?
Este tipo de rostro tiende a enrojecer con facilidad además es frágil , en ocasiones suele estar un tanto áspera  y con irregularidades, en resumen una cutis  sensible suele reaccionar mal a cualquier cambio de temperatura, a las comidas picantes e inclusive puede ser afectado por tratamientos inadecuados o cualquier cosmético.

Causas:
Usualmente en este tipo de cutis la piel no produce el sebo suficiente para proteger la piel de las irritaciones y demás. En pocas palabras la falta de esta capa protectora hace que la piel sensible sea mucho más propensa a problemas como la piel seca y sensible. Y puede dar lugar a síntomas como comezón, ardor, enrojecimiento e inclusive erupciones cutáneas. Otro factores que influyen y pueden afectar a este tipo de piel pueden ser el clima, el estrés, contaminación, cosméticos (que pueden bloquear los poros de tu piel) y mala alimentación.

Cuidados:
Si tienes este tipo de cutis toma en cuenta usar un bloqueador solar con protección mayor de 30. No te olvides de utilizar una buena crema hidratante y ligera ideal para tu tipo de rostro. Otra manera de mantenerte hidratada es bebiendo el agua necesaria esto es solo  para mantener tu piel tersa y suave. Trata de limpiar tu rostro siempre que te sea posible. Y busca productos que sean de acuerdo a tu tipo de piel. Y toma en cuenta que al usar exfoliantes deben ser 0 agresivos. Por último si usas jabones para el rostro  toma en cuenta que no deben ser tradicionales. (debido a que pueden resultar agresivos para la piel sensible)

Mascarilla para cutis sensible de pepino:
  • Pelar y cortar un pepino  mediano en trocitos.
  • Agregar miel de abeja
  • una vez listo los ingrediente machacar el pepino añadiendo la miel hasta lograr una pasta homogénea
  • Aplicar la mezcla en tu rostro durante media hora
  • Retirar con agua tibia, y al final enjuagar con abundante agua fría.

Mascarilla  para cutis sensible de miel y avena:
  • 1 cucharada de miel de abeja
  • 1 clara de huevo
  • 3 cucharadas de avena.
  • Mezcla la miel con la clara de huevo  y las tres cucharadas de avena hasta lograr una pasta homegénea
  • Una vez lista la mezcla esparcela sobre tu rostro, deja actuar durante 20 minutos.
  • Y retirar con un paño limpio por último enjuagar con agua fría.
Nota: Es importante y cabe señalar que aunque todas las recetas mencionadas anteriormente contienen ingredientes naturales, incluso éstos pueden causar alergias en algunas personas. Es por ello que es  fundamental que cualquier sustancia se pruebe antes en una pequeña área de la  piel como en la zona interior del brazos antes de utilizarla. Si notas algún tipo de reacción alergica no la utilices.

¿Conoces alguna otra mascarilla que quieras compartir?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada