ads

.

Style2

.

.

Style5

Guía de accesorios


Los accesorios como bolsos, aretes, collares, pulseras etc., son complementos perfectos para lograr un “twist” e  cualquier atuendo que lleves puesto. Es por ello, que a continuación te damos una guía rápida, con relación a los accesorios que deberías tomar en cuenta a la hora de elegirlos.

Recomendaciones Generales:
  • Al optar por cualquier tipo de pendientes o aretes, recuerda tomar en cuenta en que tipo de evento, lugar y ocasión los vas a usar (todo complemento tiene su ocasión). Los polos opuestos se atraen y esa es exactamente la regla que vas a utilizar a la hora de usar tus aretes (es decir aléjate de los aretes que tengan la misma forma de tu rostro).
  • Toma en cuenta que los aretes demasiados grandes no son para las personas con tamaño o estatura demasiado pequeñas. E igual pasa para las personas de tamaño altas o grandes.
  • A la hora de elegir o comprar un bolso, mírate frente a un espejo lo suficientemente grande, para que te puedas observar completamente ya que la diferencia varía una vez puesto. Recuerda que el bolso tiene que darte un balance y este debe ser proporcional a tu  estatura o cuerpo.
  • Generalmente tu bolso tiene que tener la forma opuesta a tu tipo de cuerpo. Toma en cuenta tu tipo de cuerpo, para escoger la silueta o forma del bolso con el fin de atraer balance. Los bolsos grandes vienen perfecto para el día, si por el contrario saldrás de noche pues los pequeños tipo clutch vienen muy bien. 
Bolso tipo barril: Este tipo de bolso, puede ser llevado por todas y puede ser utilizado por cualquier tipo de cuerpo, siempre y cuando sea del tamaño apropiado. Sólo toma en cuenta que si eres una chica alta o de talla plus, elige un bolso más grande, para que exista proporción y si por extensión, eres petite, opta por llevar uno de tamaño promedio.

Bolso hobo: Puedes encontrar este tipo de bolso en todos los tamaños, por lo tanto si eres una mujer pequeña o “petite”, asegúrate de elegir, uno que vaya de acuerdo a tu cuerpo, para así lograr la proporción.

Bolso clutch: Una tendencia muy popular en este momento y se puede encontrar en varios colores, tamaños y forma. Puede ser combinado con cualquier prenda de vestir, vestidos, faldas, etc. Y es fácil de llevar a todas partes, sólo asegúrese de no dejarse llevar. Si eres una chica pequeña y muy delgada, un clutch demasiado grande, alto o largo, te hará lucir pequeña automáticamente. Si por el contrario eres alta, un clutch de buen tamaño, irá perfecto contigo.

Bolso mensajero: La mayoría de las bolsas de mensajeros son más grandes, diseñadas para ser usadas o cruzadas, en el hombro. Son muy populares en estos momentos. Sólo asegúrate de elegir una que vaya de acuerdo al tamaño y morfología de tu cuerpo, Eso sí, mucho cuidado con llevarlos cruzados ya que al usarlos de forma cruzada, automáticamente parten tu cuerpo en dos visualmente.

Bolso shopper: Automáticamente es un bolso de gran tamaño, creado para llevar un montón de cosas; por lo tanto, está exento de satisfacer las normas de tamaño. Escoge uno en un color brillante, patrones divertidos y vibrantes para un look de verano.


Bolso tote: Un bolso para llevar de todo, con sus numerosos compartimentos puede ofrecer un montón de funciones. Esta bolsa sería como un elemento de necesidad, por lo que se te permite romper las reglas. Elige el que mejor se adapte a la forma en que vas a utilizarlo, por ejemplo, para llevar tu computadora o materiales de trabajo.

Los brazaletes: Los podemos encontrar en diferentes tamaños, grandes, pequeños, delgados, gruesos, etc., Por ello, es de vital importancia elegirlos de acuerdo a la morfología de tu cuerpo, recuerda que si eres una chica de delgada o petite, tus brazaletes a elegir serían los más pequeños y no demasiado grandes, por el contrario, si eres una chica alta, puedes elegirlos hasta más no poder. Utilízalos para lograr un cambio radical en tu look, como añadiendo brillo o una explosión de color.

Pendientes de araña: Son un “must have”, en el armario de toda mujer, en cuanto a complementos se refiere, este tipo de aretes son ideales para cualquier tipo de rostro o cuerpo, harán énfasis en tu rostro, haciéndolo notar. Puedes llevarlos a juegos con jeans, vestidos de coctel e incluso vestido de noches. Solo asegúrate de que la calidad de tus aretes, sean apropiados para el evento al cual vas a asistir y no olvides elegir el tamaño con relación a tu rostro o cuerpo.

Gargantillas: Cuando hablamos de gargantillas, podríamos decir que son muy elegantes y en ocasiones un poco más selectivo, puesto que este tipo de collares son ideales para los cuellos más largos y cuerpo más delgados y estilizados, puesto que al utilizarlos éstos automáticamente rompe la línea de tu busto con tu rostro, logrando así que visualmente acorte tu cuerpo, haciéndolo lucir más “pesado”. Y de paso, no es recomendable para rostros redondos por la misma razón
 

Collares de cuenta: Con este tipo de collares, puedes lograr el toque final en cualquier atuendo, pueden ser usados más allá de la línea del busto o encima de este. Puedes encontrarlo en diferentes colores y texturas. Son ideales para todo tipo de cuerpo, siempre y cuando,  elijas aquellos que van de acuerdo al tamaño de tu cuerpo.

Puño: Este tipo de pulseras, conocidas como puño o “cuff” son lo más adecuados para las mujeres con los brazos y muñecas delgadas. Por ello, si eres una mujer con brazos y muñecas gruesas y utilizas este tipo de complemento, estás logrando el efecto visual de que tus brazos luzcan muchos más gruesos de lo que realmente son.

Collar colgante: No importa la morfología de tu cuerpo, este tipo de complementos y accesorios, son una buena opción para cualquier tipo de cuerpo, puesto que enmarcan sutilmente los rostros, de aquellas quienes lo lleven puesto, puedes añadir color, brillo en tus collares colgantes, para complementar tu look.

8 errores de maquillaje que te agregan años


El maquillaje es un marco súper importante para el rostro de cualquier mujer. Es por ello, que éstos también necesitan tiempo y dedicación. Recuerda, que un lindo maquillaje es necesario para resaltar nuestros mejores rasgos o por extensión, disimularlos. Por ello, presta atención a los siguientes errores más comunes que nos agregan mucho más edad, a la hora de maquillarnos.

Ninguna mujer está exenta de las odiosas ojeras, pero taparla con demasiado corrector de ojeras, no harán que desaparezcan, ni mucho menos disimularlas, al contrario, si aplicas mal el corrector, puedes lograr el efecto contrario.  Los correctores en barra o conocidos en inglés como “thick concealer” o los que vienen en potecitos, pueden disimular las sombras bajos tus ojos, pero también llamará la atención sobre tus líneas de expresión, por ello, tienes que tener mucho cuidado a la hora de aplicarlos sino lo haces con la delicadeza que este amerita ya que no todas las personas necesitan el uso del corrector. El corrector se usa sólo cuando hay necesidades específicas. Si las ojeras son leves se cubren perfectamente bien solo con base. Unos consejitos sencillos, que debes tener en cuenta, es que: El corrector líquido es el más usado para las ojeras, ya que este tiene cobertura media y es fácil de aplicar, por otro lado, los correctores en crema y barra, tienen una cobertura más densa y se usan en correctores de colores y cuando las ojeras son muy marcadas. Los correctores más secos se adhieren más a la piel, los cremosos tienden a deslizarse.

Demasiadas capas de base en tu rostro, sólo acentuarán tus líneas de expresión y le restará iluminación a tu piel. Por ello, lo ideal es que no intentes cubrir cada pulgada de la piel de tu rostro. Un consejito súper sencillo, es que a la hora de comprar una base, evites por completo esas que tienen por descripción  “mate”, “terciopelo” o “larga duración”, lo ideal es que busque fórmulas líquidas, con pigmentos de difusores de luz.  Un detalle importante es que si tiene la piel seca, la base puede parecer irregular y por  extensión, acentuará aquellas partes de tu rostro,  que probablemente quieres disimular. Por ello, si tienes este tipo de piel, debes exfoliar por lo menos dos a tres veces, a la semana. En cuanto a cuidados se refiere, lo ideal es aplicar crema hidratante primero y luego la base, este último aplica para todo tipo de piel.

El uso de rímel en tus pestañas inferiores, sino lo haces de la manera más adecuada, puede hacer visualmente hablando, que tus ojos se vean caídos y así llamar automáticamente la atención sobre tus ojeras. Por ello, riza tus pestañas superiores y mover el rímel para dar volumen a sus raíces y poco a poco, a través de los extremos lograrás un acabado más fino y prolijo 

Los ojos delineados completamente con el lápiz negro, es una gran manera de hacer que tus ojos se vean mucho más abiertos. Pero porque no elegir un marrón en vez de negro, la idea es definir tus ojos con suavidad y no usando líneas estrictas. Un delineado fuerte y espeso, pueden hacer que tus parpados superiores, luzcan más “pesados” de lo que realmente son. Un truco a tomar en cuenta, sería trazar con un lápiz marrón en la raíces de las pestañas superiores, enfocándote en las esquinas exteriores, y de último difuminar con Q-tip. Un lápiz delineador podrá destacar tus ojos, de la manera más fácil y rápida. Siempre tomando en cuenta que la punta de tu lápiz, debe ser suave, pero a su vez firme, esto te ayudará para que la línea trazada en tu ojo se vea mucho mejor, recuerda que los delineadores en lápiz, son los más recomendables si eres un poco inexperta ya que será más fácil  rectificar en caso de errores.

El rubor, es imprescindible en nuestro maquillaje, ya que nos da ese toque de color que resalta nuestras mejillas y nos hace lucir juveniles y saludables. Pero para poder lograr ese efecto, es necesario que sepamos elegir el color adecuado y saber aplicarlo. Un rubor de color de rosa en tus mejillas trae vida al instante a tu cara. Y, si se aplica correctamente, el rubor puede ofrecer un cambio instantáneo al rostro. Sonríe, y aplica el rubor en la parte más carnosa de tu mejilla y aplica el color ligeramente por encima de ella. Mezcla el color hacía fuera de tu rostro, no hagas líneas.

Un delineado de labios, puede definir tus labios de forma positiva e incluso evitar que el color de tu labial, se corra en las líneas alrededor de tu boca, pero debes elegirlo con mucho cuidado. Si delineas tus labios demasiado, o con un color que es demasiado oscuro, éstos darán la ilusión óptica de que tus labios se vean fruncidos. Para lograr un efecto más natural, el delineador de tus labios, debe coincidir con el color natural de tus labios, no con el color de tu lápiz labial. Elije una fórmula cremosa que no se adhiera demasiado a la piel y utilízalo para rellenar tus labios por completo de una forma natural, para así lograr un look uniforme.

Las tonalidades oscuras en la superficie de los labios, hará que tus labios luzcan más pequeños visualmente. Por ello, hay que tener mucho cuidado a la hora de utilizar los tonos como borgoñas, vinos o marrones. Elige labiales en tonalidades “brillantes e iluminadoras” como lo son los tonos melocotones, rosas, pasteles, rojos vibrantes etc.,  un tip a tomar en cuenta, utilizados por los artistas del maquillaje, es que para crear una ilusión de labios “deliciosos” antes de aplicar tu labial, puedes trazar con un lápiz labial para resaltar el borde de tus labios, trazar una línea en tus labios superiores y luego, puedes terminar de pulirlo con el dedo.

Los bordes de los labios se ablandan con la edad, y cualquier lápiz labial adicional se adhiere fácilmente. Para evitar que tu labial se corra, utiliza el dedo o un pincel de labios, para así poner la cantidad necesaria, puesto que si lo haces desde la misma barra del labial, corres el riesgo de poner demasiado. Recuerda,  el labial se aplica en el centro de la boca, y se mezcla con un dedo o pincel. Antes de ello, asegúrate de preparar la piel de tus labios con un bálsamo hidratante.

Conoce la morfología de tu cuerpo

Para vestir correctamente la forma de tu cuerpo, lo ideal es conocer la morfología del mismo, de esta manera, te asegurarás de elegir las prendas de vestir, que mejor se adapten a la forma natural de tu cuerpo. Por ello, elige una cinta métrica y a medir se ha dicho.

Para identificar tu tipo de cuerpo, lo primero que debes hacer es tomar las medidas de tu torso. Pídele a una amiga, que te ayude, para que tome tus medidas de cadera, busto, hombros y cintura.

Hombros: Esta es la parte más difícil de medir por una misma, por ello, lo ideal es pedirle ayuda a una amiga. Mide la circunferencia de los hombros y cerciórate que la cinta de medir, no esté ni muy apretada o muy suelta, coloca la cinta métrica al final del hombro. Es decir, en la punta de uno de tus hombros y lo envuelves todo alrededor de los mismos, algo así como un chal, hasta que te encuentres en la parte inicial del hombro, donde empezaste a medir. Recuerda que la cinta debe rozar la parte superior de tus hombros y apunta la medida.

Busto: Mide la circunferencia de tu busto, alrededor de su punto más amplio, es decir en la parte más voluptuosa del mismo que por lo general estará a la altura de tus pezones. En otras palabras, Debes pararte derecha y medir esa zona, con la cinta métrica en los omóplatos, ni muy por encima, ni muy por debajo. Tira de la cinta métrica tan tensa como te sea posible, pero sin cambiar la forma  natural de tus senos. Si sientes que lo estás aplastando demasiado, afloja la cinta. Todo esto sin incluir el perímetro de tus brazos, por ello a la hora de medir, tienes que levantar tus brazos. Al final,  apunta la medida y esta será la circunferencia de tu busto.

Cintura: Coloca la cinta justo por encima de tu ombligo y dale la vuelta alrededor de tu cintura. La cintura, será el espacio que quede entre el final de las costillas y el principio del hueso de la cadera, lo ideal sería repetir un par de veces la medición, para obtener una medida aproximada, ya que la zona de la cintura, puede variar ligeramente por la respiración.

Cadera: Mide la circunferencia alrededor de tus caderas en su punto más amplio. Esta parte estará justo por encima de la entrepierna. Por ello, para medir la cadera debes encontrar la parte más ancha de la misma, siempre teniendo en cuenta que nuestras piernas, hasta los talones, deben estar juntas. Esta zona de la cadera suele estar entre unos “15 y 20” centímetros más abajo de la medida de la cintura. En definitiva, toma la cinta y colócala justo por debajo del hueso de la cadera.

Ya que tienes las medidas de tus hombros, busto, cintura y cadera, el próximo paso es identificar qué partes de tu cuerpo son más grandes que las otras. Para esto, los expertos recomiendan utilizar la regla del 5%. Si las partes se diferencian en menos de un 5 por ciento, se consideran similares.

 IDENTIFICA LA MORFOLOGÍA DE TU CUERPO
Ahora, identifica en cuál tipos de cuerpo clasificas, con las medidas y características descritas, analiza de acuerdo con los siguientes tipos de figuras:

Cuerpo Rectángulo: Los hombros, busto y caderas son bastante similares, además  la cintura no está muy definida; no llega al 25 por ciento de diferencia. Si tu cintura es menos de un 25 por ciento más pequeño que tus hombros o las medidas de tu busto, entonces es probable que la morfología de tu cuerpo, es rectangular. Por ejemplo, si tus hombros miden 36 pulgadas, tu cintura será de 27 pulgadas o más.
-Al igual que el cuerpo anterior este no suele tener cintura definida
-Sus hombros con proporción a la cintura prácticamente están alineados e iguales
-Usualmente en cuanto a forma de bustos, caderas y hombros,  son "casi" del mismo tamaño
-Suelen tener busto pequeño y “derrière” un tanto plano
-Es un cuerpo proporcional pero sin curvas.

Cuerpo Triángulo: Las caderas son 5% más anchas que los hombros y busto, mostrando así que la parte inferior del torso es más grande que el superior. Si la medición de tus caderas,  es más de un 5% más grande que la medida de tus hombros o busto. Por ejemplo, si tus hombros miden 36 pulgadas, pero tus caderas 37 3/4 pulgadas o más
-Este tipo de cuerpo suele tener las caderas más anchas en proporción a sus hombros
-Por lo general, este tipo de cuerpo tiene una cintura muy bien definida
-Muchas veces, la talla de ropa en la parte superior, es menor con relación a la parte inferior
-Las personas con este tipo de cuerpo, tienen hombros estrechos, busto pequeño, cintura marcada, caderas o muslos anchos.

Cuerpo Triángulo Invertido: Los hombros o el  busto, es cinco por ciento más ancho que las caderas, mostrando que la parte de arriba del torso es más grande que la inferior. Si las mediciones de tus hombros o busto, tiene una medida de un 5%  más grande que las medidas de tus caderas, entonces tienes la forma de un triángulo invertido. Por ejemplo, si tus hombros miden 36 pulgadas y tus caderas 34 1/4 pulgadas o más pequeño.
-La diferencia de este cuerpo es que tiene hombros mucho más prominentes con relación a las caderas
-En pocas palabras, tus hombros o bustos suelen ser mucho más grandes que tus caderas.
-Tu cintura es más o menos definida, esto quiere decir que no está ausente y suele distinguirse
-De paso tus caderas pueden ser estrechas y en ocasiones tienes piernas delgadas
-Este tipo de cuerpo puede distinguirse por ser lo opuesto al cuerpo con forma de triángulo.

Cuerpo reloj de arena: Los hombros y caderas tienen cinco por ciento de diferencia, demostrando así que son casi la misma medida. Además, la cintura es 25 por ciento más estrecha que los hombros y las caderas, siendo ésta una muy definida. Tu cintura es al menos un 25 por ciento más pequeño que las medidas de tus hombros, cadera y busto. Por ejemplo, si tus hombros y las caderas miden 36 pulgadas, tu cintura es 27 pulgadas o más pequeños.
-"Considerada una de las formas perfectas" En definitiva, este tipo de cuerpo tiene hombros y caderas “casi” del mismo tamaño.
-Su cintura suele estar bastante definida y marcada
-Muchas veces puede tener un busto muy pronunciado.
-Suelen tener piernas estilizadas.
-Es un cuerpo con apariencia curvilínea.

Cuerpo ovalo: Las caderas y hombros, son igual de anchas. Sin embargo, la cintura es cinco por ciento más grande. En otras palabras, los hombros, busto y caderas son proporcionados, pero la cintura sobresale. Tu cintura es al menos 20% por cierto más grande, que las medidas de tus hombros, cadera y busto. Por ejemplo, si tus hombros y las caderas miden 20 pulgadas, su cintura es 30 pulgadas o más grande.
-Este tipo de cuerpo por lo general está por encima de su peso ideal para la estatura
-Este tipo de cuerpo no suele tener una forma definida
-La mayoría de las veces sus hombros son redondos
-No suele tener una cintura definida
-Su mayor parte prominente es la parte abdominal.
·  

Subir